Brighton   Brighton

Una mezcla poco convencional de playa y ciudad, Brighton tiene historia y patrimonio cultural, una animada escena artística, bares de aquí para allá y restaurantes, tiendas fabulosas y brillante vida nocturna. Usted nunca estará lejos del mar y del ambiente de la bohemia playa que hace la ciudad tan diferente.

El lugar de nacimiento de la afición a la orilla del mar, hacia la década de 1750, Brighton ha estado de moda desde la época de la Regencia cuando fue el hogar del príncipe de Gales, el futuro rey Jorge IV. Su exótica locura, el Pabellón Real (Royal Pavilion), es algo que hay que ver.

Un sueño de Noches Árabes en el exterior, en el interior una fantasía oriental de palmeras, pagodas y dragones dorados.

La playa es cálida incluso cuando no lo es, llena de cafés y bares de moda, canchas de voleibol de playa, estudios de artistas y puestos de venta de pescado fresco. En el muelle se puede disfrutar de la diversión tradicional de playa de la mejor clase, con torres para deslizarse (helter skelter rides), dulces de algodón de azúcar y videntes.

Ir de compras también es divertido, con un montón de tiendas peculiares, así como lo mejor de tiendas de marca en la plaza Churchill y Western Road. Prueba en las callejuelas para antigüedades, joyería y moda, la North Laine para etiquetas vanguardistas y tiendas con interiores de buen gusto y Kemp Town para vestidos de época, antigüedades inusuales y Art Deco.

Brighton Museum & Art Gallery tiene colecciones de arte del siglo XX de fama mundial así como de diseño y arte no occidental. También pequeños estudios y galerías muestran el trabajo de artistas locales e internacionales.

Cada mes de mayo, el Festival de Brighton se apodera de la ciudad con los más grandes y audaces espectáculos artísticos de Inglaterra. , y durante todo el año hay espectáculos y actuaciones en directo desde los que se presentan previo a la West End (de Londres) como otras muestras.